Brunch en Le Blé

El domingo 24 de enero fuimos con mi mujer a brunchear a Le Blé de Villa Devoto. Nos habíamos levantado a la hora justa para este tipo de comida, doce del mediodía. Cuando deberías desayunar porque recién te levantás, pero es tan tarde que también podría aplicar el almuerzo 😉 .

Le Blé Villa Devoto – Hermosa casona reciclada a pasos de la estación Antonio Devoto del Tren Urquiza

 


Bien por esta opción, aunque pedimos el clásico brunch de Le Blé

Ya hace unos años, desde que volvimos de Nueva York y que probamos el famoso brunch, que nos gusta cada tanto experimentar en diferentes lugares esta comida. La realidad es que no te sirven en todos lados lo mismo y ahí está también la gracia, ir probando diferentes presentaciones y calidades en diferentes lugares.

Igual, hay requisitos básicos del brunch y al menos deben estar presentes los siguientes productos:

  • Huevos, en cualquier forma, sea frito, revuelto, benedictino, omelette, etc
  • Jamón o Panceta o Salchicha o Salmón (a veces puede ser que haya un pedazo de carne)
  • Panes de cualquier forma
  • Café
Si ninguno de estos ingredientes están #teestaríanestafando (?)
Volviendo al brunch que probamos en Le Blé, les cuento que nos sorprendió mucho que haya sido tan completo a pesar de haber registrado un crítica para nada irrelevante y que comentaré más abajo.
Este fue el brunch que comimos ese domingo 😛 .
Brunch de Le Blé

Teníamos tazones de café con leche, una baguette partida al medio tostada con manteca (muy rica!), una croissant con jamón y queso caliente, los huevos revueltos con salmón (aunque polémico estaba muy bien), dos croissants dulces, una rellena con dulce de leche, otra no, un panqueque con dulce de leche y pedacitos de manzana, dos yogurts con frutos rojos y granola y dos vasos pequeños de soda.

A ver, la verdad que el brunch fue bien completo, con mucha variedad y algo muy importante, el café con leche era bien grande (eso es genial!). La mini baguette tostada con manteca, era realmente crujiente por fuera y suave en su interior. Lo más flojo nos pareció la croissant rellena de dulce de leche, no sé si estaba “media vieja” pero tenía esa textura al morder que no se sentía la esponjosidad como en la otra croissant.

La principal crítica que haría es, mucha comida y el equilibrio con algo fresco para terminar el brunch no estaba!. Me llamó mucho la atención que no venga acompañado con un jugo, de naranja, o limonada u otro de la casa. Destaco sí, que llamé al mozo para preguntarle porque no habían incorporado algo más como para terminar un excelente brunch y se sorprendió pero tomó de muy buena manera la sugerencia de que en el futuro se pueda completar con un jugo, aunque no sea de esos largos.


El personal que te atiende en este local, realmente cumple con las expectativas, sonrisa al acercarse, atención y cuidado. Bien acá. Porque la verdad que no abunda en Buenos Aires la buena atención en la gastronomía en general.

¿El precio? Tal vez un poco pasado de los precios normales que había encontrado en ocasiones anteriores, pero bueno en este contexto inflacionario, dos meses pueden impactar tranquilamente en los precios. Pagamos $349 y quedamos pipones. El precio para un desayuno, es carísimo, para un almuerzo es barato. Para un brunch, lo terminé digiriendo como correcto.

Les dejo algunas fotos del local, vayan a probar y me cuentan. 😛

Desde la puerta de entrada al local

 

Panes y dulces a la vista

Esta es su ubicación


3 thoughts on “Brunch en Le Blé

Deja un comentario