Brunch en The Mill otro de Villa Crespo

Antes de que nacieran mis mellis, fuimos a disfrutar de un Brunch en The Mill.

Hay algo que tiene la avenida “Canning” que siempre me gustó, tal vez la visita frecuente hace muchos años al restaurant 1893, esquinas viejas, y gente de barrio la de Villa Crespo. Pasé varias veces por la esquina de Castillo y Canning, y vi que había un nuevo lugar. Había que probar un Brunch en The Mill.


 

 

Por fuera tenía esa pinta bohemia que tanto me gusta, sin caer en lugares comunes fashion, vintage y esas cosas (?). El lugar es hermosamente sencillo y apenas ingresamos invita a los comensales a compartir en las mesas populares y una mesa baja tipo barra que da al ventanal sobre la avenida Canning. Hermoso. La decoración tipo viejo almacén da un ambiente cálido.

 

 

 

img_4559img_4562

 Se nos acercó la mesera a traernos la carta, que es escueta, hacen pocas cosas pero las que probamos las hacen muy bien 😉 .
img_4563

 

Nos pedimos un desayuno cada uno, que incluía un café o té + mini jugo. Mi mujer se pidió el sandwich de pastrami y verdes y yo fui por los clásicos huevos revueltos, y unas tostadas con café y jugo. El café, excelente, Lavazza, italiano, por supuesto 😛 .

 


 

 

Los precios son buenos, pagamos todo menos de $250 y salimos hechos. Dan ganas de volver y seguir probando y sobre todo, sentarse en la barra baja del ventanal y mirar y mirar. El brunch en the mill pasó la prueba de mi paladar (?).

Si pasaron y probaron el brunch en The Mill cuenten su experiencia.

Más brunch que visité >

Próximamente una reseña del brunch en Tea Connection, y además haré brunch en Paternal, en Acacia Negra, una hermosa esquina del barrio que vio nacer a Maradona (?) y otro ídolos

¡Hasta la próxima!

 

Algunas de las delicias que podés encontrar en The Mill

 

 


Deja un comentario