Zurich y mis impresiones

En nuestro viaje por Suiza que realizamos en Marzo, comenzamos visitando la ciudad de Zurich por dos días completos.

La ciudad vieja y el río Limmat

Estuve investigando antes del viaje, y la verdad que a priori no parecía tener lugares destacados como tal vez podría uno encontrarse en otras ciudades europeas. También era un viaje especial este, porque era el primero que hacíamos de a 4 😉 .

Entonces nos lo tomamos muy tranquilos, con ganas de recorrer, pero de disfrutar mucho también de los momentos de descanso, de mirar, mirar a la gente, los paisajes. Todo.


 

En tripadvisor no había mucho más que lugares que se visitan “así no más”, pero la realidad es que Zurich fue una ciudad que amé, y me di cuenta después de haberla dejado. La prolijidad, la limpieza, el excelente humor de los suizos, por la mañana, por la tarde y por la noche, sus paisajes, su arquitectura, su transporte (los tranvías son para subirse y bajar constantemente y perderse hasta el infinito). Zurich parece no tener “nada”, pero tiene todo.

 

La caminamos mucho, paseamos por NiederdorfStrasse, tal vez la calle más pintoresca, que es parte de la ciudad vieja, con sus pasajes y calles internas que desembocaban en cafés, restaurantes y tantos hermosos puestos que te invitaban  a disfrutar de un café, una croissant, un chocolate, claro. Sobre esta calle comimos la famosa fondue típica suiza. Carísima por lo que era aunque exquisita, valió la pena.

 

 

 

 

La Bahnhofstrasse, que es la calle comercial, donde podés encontrar todas las marcas reconocidas y que empieza en la hermosa estación central de trenes de Zurich. Entren a la estación, es hermosa. Hemos visto gente en los tranvías de la ciudad con las botas de ski puestas y todo su equipo, o sea salen de sus casas así, van a la montaña en transporte público y vuelven luego a sus hogares. Maravilloso.


Caminando por la ciudad, y bordeando el río Limmat y el lago Zurich, llegamos al Parque Blatterwiese, donde se encuentra el Jardín Chino, y algunos restaurantes o kioskos para disfrutar de la vida al aire libre. Ese día, había sol y el cielo despejado después de varios días nublados y bien fríos y los suizos estaban todos disfrutando del verde. Es un paseo super recomendable, está lleno de artistas, parejas y familias enteras haciendo picnics. Antes habíamos pasado por la casa de la Ópera de Zurich, una plaza seca inmensa, con mucha gente y muchos estudiantes de teatro y arte en general.

 

 

 


 

 

 

 

 

En nuestro barrio (Citywest), que era la parte “reciclada” de la ciudad con un desarrollo inmobiliario increíble, también paseamos y conocimos el Frau Gerolds Garten que ya comenté en este post.

Un gran paseo, que dimos de casualidad, es sobre el canal que va desde el lago Zurich hasta el río Sihl, un río corto que se une con el Limmat. Es un paseo lleno de verde, al borde de este canal y que se puede admirar la ciudad “desde abajo”. Imperdible para fotógrafos.

 

Donde inicia la calle Niederdorf, se encuentra el PolyBahn, que se incluye como medio de transporte si sacan el pase diario, y es un funicular que llega hasta la Universidad, desde allí y si el día acompaña tendrán una hermosa vista de la ciudad de Zurich y su lago. Una postal hermosa. Gente joven que desborda por todos lados.

 

 

 

 

La gente te contagia con su buen humor, y es una ciudad que transmite alegría, confort, tranquilidad, todo. La experiencia de Zurich fue mágica, por nada en particular, por todo en general. Me hubiera quedado dos o tres días más, y todavía la seguiría disfrutando, perdiéndome por sus calles.

Mi mujer en el tranvía
La moda tobillos al aire

 

 

 


Así pasó Zurich, nos dejó marcados. Con muchas ganas de continuar recorriendo este hermoso país rodeado de montañas. El próximo post será de Lucerna, que pasamos el día en nuestro viaje en auto hasta la ciudad capital, Berna.

3 thoughts on “Zurich y mis impresiones

  1. Qué bueno! Estuve en noviembre, apenas unas horas, dimos una vuelta por los alrededores de la estación de tren (que me dejó sin palabras!), que ciudad hermosa. Estaba todo decorado para Navidad, con un árbol gigante decorado con cristales Swarovsky y un mercado navideño que se inauguraba ese día… un coro… todo eso en la estación!! me quedé con ganas de mucho más, espero volver!!!

Deja un comentario